Amantes de la guerra

Amábamos más la guerra que amarnos, y así nos fue.

Preocupados nos besábamos

esperando el estallido.

Una caricia detonante

un abrazo explosivo,

que nos hiciera recobrar las ganas de lo vivido.

 

Pero no, tras cada beso

un desprecio,

tras cada palabra de amor

un corazón partido en dos.

Tales eran de fuertes tus abrazos

que he tardado en reconstruirme años.

© Lucía Moragón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *