Carta de Albert Einstein a Marie Curie

Praga, 23 de noviembre de 1911

Muy estimada Sra. Curie

No se ría de mí por escribirle sin tener algo sensato que decirle. Pero me siento muy enojado por la forma en que el público actualmente se ha preocupado en lo que usted concierne, por lo que absolutamente debo ventilar este sentimiento. Sin embargo, estoy convencido de su desprecio por esta gentuza, ya sea si le prodigan obsequioso respeto o sacien su lujuria por el sensacionalismo. Me siento impelido a expresarle cuanto admiro su intelecto, su manejarse y su honestidad, y me considero afortunado de haberle conocido en Bruselas. Cualquiera que no se cuente entre estos reptiles es ciertamente feliz, más ahora que contamos con personajes entre nosotros como usted y Langevin también, gente real con quien uno se siente privilegiado de tener contacto. Si la gentuza se mantiene ocupada con usted , mejor no lea esa bazofia, mejor déjesela al reptil para el cual fue fabricada.

Con el más amigable recuerdo suyo, de Langevin y de Perrin, atentamente,


A. Einstein.

P.D. He determinado la ley estadística del movimiento de la molécula diatómica en el campo de radiación de Planck, por una chistosa ocurrencia, naturalmente bajo la presunción de que la estructura del movimiento siga las mismas leyes mecánicas. Aunque mi esperanza de su validez es mínima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *