Daphne du Maurier (1907-1989)

Daphne du Maurier nació el 13 de mayo de 1907 en Londres (Inglaterra). Era descendiente de una importante familia de literatos y artistas, entre ellos su padre, el actor Gerald Du Maurier, o su abuelo, el caricaturista de la revista “Punch” George Du Maurier. Su madre era la actriz Muriel Beaumont. El ambiente cultural que se respiraba en su hogar orientó a Daphne desde su juventud hacia el mundo literario. Su familia era adinerada, pero ella siempre quiso vivir de la escritura. Con poco más de veinte años, escribió su primera novela

Tras educarse en Inglaterra y París, dio inicio a su faceta como escritora en 1928 abordando con talento la intriga, el romanticismo y el misterio.Sus primeros textos fueron publicados gracias a la ayuda de su tío Willie Beaumont, propietario de la revista “The Bystander”, en donde colaboró Daphne.

En el año 1932 contrajo matrimonio con el militar Frederick Arthur Montague, con quien residió principalmente en Menabilly, Cornualles. Montague recibió el título de Sir por su servicio a la corona británica en la Segunda Guerra Mundial, pero ella nunca estuvo complacida con su matrimonio, de hecho su biográfa Margaret Forster afirmó que el matrimonio de du Maurier era a veces algo frío y que ella podía estar bastante distante de sus hijos cuando estaba inmersa en su escritura. Su esposo murió en 1965 y poco después du Maurier se mudó a Kilmarth, cerca de Par, Cornualles.

Daphne alcanzó la inmortalidad literaria con la novela “Rebeca”, título que fue llevado al cine por Alfred Hitchcok. Otro de sus títulos más famosos es “Los Pájaros”, adaptado también a la gran pantalla.

Daphne Du Maurier escribió tanto relatos de suspense, intriga y terror como historias de carácter gótico-romántico, novelas de viajes temporales que pone de manifiesto el gusto por la escritora por las historias con trazos sobrenaturales. Además de sus obras más conocidas por haber sido llevadas al cine, escribió muchos relatos en los que refleja mujeres traumatizadas o perversas, cuya insatisfacción no calma con la misma muerte.

Du Maurier a menudo fue catalogada como una “novelista romántica”, un término que ella rechazaba dado que sus novelas rara vez tienen un final feliz, y a menudo muestran connotaciones siniestras y sombras de lo paranormal. Un obituario escribió: “Du Maurier era la amante de la irresolución calculada. No quería dejar las mentes de sus lectores en reposo. Quería que sus acertijos persistieran. Quería que las novelas siguieran acechándonos más allá de sus finales”

En 1969 fue nombrada Dama del Imperio Británico.

Du Maurier murió el 19 de abril de 1989, a la edad de 81 años, en su casa en Cornualles, que había sido escenario de muchos de sus libros. Fue incinerada y sus cenizas se esparcieron por los acantilados de Fowey, Kilmarth, en Cornualles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *