Elena Garro (1916-1998)

Elena Delfina Garro Navarro fue una escritora, dramaturga, guionista y periodista mexicana considerada una de las intelectuales más relevantes del siglo XX.

Nació el 11 de diciembre de 1916 en la localidad de Puebla de los Ángeles en el seno de una familia de clase media y políticamente revolucionaria. Vivió sus primeros años de infancia en la ciudad de Iguala donde recibió su primera educación. Con doce años se fue a Ciudad de México donde completó sus estudios de secundaria.

Comenzó a formarse en filosofía y letras en la Universidad Nacional Autónoma de México y cuando Elena Garro aún cursaba estudios universitarios, conoció al escritor Octavio Paz. Luego, en 1937, cuando ella apenas tenía veintiún años de edad, se casaron; eso hizo que Elena no pudiese culminar su carrera en letras españolas, porque al mes viajaron a España para asistir al II Congreso Internacional de Escritores Antifascistas para la Defensa de la Cultura. Tal experiencia le sirvió a la escritora para escribir “Memorias de España 1937”, donde expresó el comportamiento de las personalidades que asistieron.

Al poco tiempo de haber regresado de España, Elena y su marido se fueron a vivir a Estados Unidos donde él había conseguido una beca. Entonces ella aprovechó para especializarse en la Universidad de California en Berkeley, y posteriormente inició una vida de viajes con su marido.

Si bien Elena Garro tenía un gran talento para las letras y la escritura, por mucho tiempo no pudo dedicarse a ello. Eso se debió a que tuvo que comportarse como la esposa de un diplomático, ya que Octavio Paz durante una década ejerció esa función en varios países.

Elena regresó a México en 1953, luego de haber vivido diez años fuera, tanto en Francia, la India y Japón, en compañía de su marido. A los tres años de haberse establecido en su país, logró la publicación de tres títulos, de corte dramático y de corta extensión. Los títulos que la dieron a conocer como dramaturga en 1956 fueron: “Los pilares de doña Blanca”, “Andarse por las ramas” y “Un hogar sólido”. Esta última fue la de mayor renombre, fue publicada en 1957 en dos revistas.

Elena Garro vivió a la sombra de Octavio Paz, sus actividades profesionales se vieron reducidas. En 1947 la escritora intentó quitarse la vida debido a que se sentía deprimida y frustrada. Sin embargo, se repuso, y el matrimonio logró sobrevivir unos años más, aunque ese matrimonio según ella siempre estuvo destinado al fracaso. En 1959 finalmente se separó de su marido.

En los años sesenta Elena Garro experimentó una serie de vicisitudes que la llevaron a transitar por un camino de oscuridad. Aunado a la separación matrimonial, también estuvo el estancamiento profesional.

Por otro lado, Elena realizó fuertes críticas al comunismo, eso le trajo como consecuencia ser vigilada por la policía secreta de México y la Agencia Central de Inteligencia. Al mismo tiempo, fue acusada de suministrar información relacionada con el movimiento de estudiantes del 68.Según las autoridades de aquel entonces, la escritora había acusado a varios intelectuales de tal suceso.

Todos estos acontecimientos la obligaron a salir de México puesto que la escritora fue objeto de agresiones, y sus colegas la rechazaron.

Así que a partir de 1972, y durante casi veinte años, vivió fuera de su país, primero se refugió en Estados Unidos, y luego en Francia. Durante ese periodo su trabajo como escritora se vio interrumpido, prácticamente se vio obligada, por temor, a vivir en el anonimato.

Elena Garro visitó México en 1991, y tomó la decisión de volver de manera definitiva en 1993. Falleció el 22 de agosto de 1998, a los ochenta y un años, a causa de un cáncer pulmonar.

Entre sus obras más conocidas encontramos también “Los recuerdos del porvenir” y “Reencuentro de personajes”. La obra de Elena Garro abarcó diferentes géneros literarios, entre los que destacaron: la poesía, la novela, el cuento y el ensayo. Sus escritos se caracterizaron por poseer magia y misterio, también por el desarrollo de temas tabúes para la sociedad en que vivió, tales como el derecho de la mujer a ser libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *