Estar lejos, estar cerca #1/2

A todos los tristes del mundo.

I.

Este corazón de azúcar es irredento, no entiende las cosas

anda cojo con la visión del mundo, el golpe

del mundo,

un insecto.

Anda triste el corazón de luna, enfermo de luz

directa,

de ti, de ésta pared vacía

donde te lo cuento todo, para que te rías de nuestras

cosas,

todavía puede hacerte reír, qué bueno.

Pero el mundo,

¿qué hacemos con el mundo aparte?

se pone a llorar como un niño,

como una casa pequeña

donde caben apenas, la mirada y la tierra.

Y este corazón de piedra,

terrón de azúcar diluida,

te lo cuenta solo a ti

como si te quisiera.

Pero ¿qué hacemos con el mundo partido, llorón?

me llena de ternura,

me revienta la yema de los dedos, como granos,

panales de avispas repletos de miel,

semillas.

II.

La televisión habla del mundo, dicen

que es del mundo que habla ; las mujeres

se han hecho soldados, granadas

campos de batalla, enemigos desconocidos.

Los hombres prefieren matar a distancia,

morir a distancia, vivir, así es la vida.

¡Ah, qué mundo tan loco!

ya no da vueltas, se ha ido.

¿Dónde está el mundo vagando, libélula?

He salido a la calle;

extraviado círculo de fuego, fuego extraviado del

fuego

y del incendio, rodando.

No me reconocen los niños,

el mundo

la calle, las cochinillas, la caída del sol en las aceras.

Te digo que no es lo mismo,

yo no lo he visto… las moscas son ciegas.


© Beatriz Osornio Morales. 2019

Beatriz Osornio Morales, nace en 1974 en el estado de Michoacán, México. Temporalmente vive en Estados Unidos con su compañero de camino y dos hijos.

Colabora en revistas digitales como Letras Diversas, El Narratorio y Solo Novela Negra, reafirmando con ello su  pasión por la expresión escrita, en particular por el acto creativo de la Poesía.

3 Respuestas a “Estar lejos, estar cerca #1/2”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *