Gabriela Mistral (1889-1957)

Gabriela Mistral nació en Vicuña (Chile) en el año 1889. Fue poeta, diplomática y pedagoga.

De origen humilde e hija de un maestro de escuela, con dieciséis años decidió dedicarse ella también a la enseñanza. Aunque su padre abandonó el hogar cuando ella tenía unos tres años, Gabriela Mistral lo quiso y siempre lo defendió. Cuenta que “revolviendo papeles”, encontró unos versos muy bonitos. “Esos versos de mi padre, los primeros que leí, despertaron mi pasión poética”, escribió.

Trabajó como profesora de secundaria en su país y como directora de escuela.

Como poetisa, Gabriela Mistral se dio a conocer en los Juegos Florales de Chile en 1914 con “Los sonetos de la muerte”, nacidos del dolor causado por el suicidio de su prometido Romelio Ureta. Desde entonces firmó ya con el pseudónimo de Gabriela Mistral formado a partir de dos autores admirados, el italiano Gabriele D’Annunzio y el poeta provenzal Fréderic Mistral.

Ese mismo año dejó Chile para trasladarse a México, a petición del gobierno de este país, con el fin de que colaborara en la reforma de la educación iniciada. En México, Gabriela Mistral fundó la escuela que lleva su nombre y colaboró en la organización de varias bibliotecas públicas, además de componer poemas para niños “Rondas de niños” por encargo del ministro de Instrucción Pública mexicano, y preparar textos didácticos como “Lecturas para mujeres”. “Desolación”, considerada su primera obra maestra, apareció en Nueva York en 1922 publicada por el Instituto de Las Españas.

Terminada su estancia en México, viajó a Europa y a Estados Unidos, y en 1926 fue nombrada secretaria del Instituto de Cooperación Intelectual de la Sociedad de Naciones. Paralelamente, fue redactora de una revista de Bogotá, El Tiempo (sus artículos fueron recogidos póstumamente en “Recados: contando a Chile”. Representó a Chile en un congreso universitario en Madrid y pronunció en Estados Unidos una serie de conferencias sobre el desarrollo cultural estadounidense.

En 1946, conoció a Doris Dana, una escritora estadounidense con quien estableció una controvertida relación, y de quien no se separaría hasta su muerte.

En 1945 Gabriela Mistral recibió el Premio Nobel de Literatura (fue la primera concesión a una escritora en lengua española) y en 1951 el Premio Nacional de Literatura de Chile.

Atenta a los problemas de su tiempo, Mistral analizó múltiples temas, como la condición de la mujer en América Latina, la valoración del indigenismo, la educación de los pueblos americanos, la necesidad de elevar la dignidad y condición social de los niños en el continente, la religiosidad, el judaísmo y la maternidad.

Siguió su carrera diplomática y con ella sus numerosos viajes hasta su fallecimiento en 1957. Mistral tenía diabetes y problemas cardíacos. Murió en el Hospital de Hempstead en Nueva York a causa de un cáncer de páncreas. Por deseo de la propia Mistral, sus restos fueron trasladados a Chile y fue enterrada en Montegrande: dejaba tras de sí algunas obras inéditas, para su publicación póstuma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *