Los libros más románticos

Pues siguiendo la línea romántica de esta semana, hoy no os voy a traer novedades, sino todo lo contrario. Hoy os dejo unos cuantos clásicos imprescindibles de la novela romántica. Seguramente me voy a quedar corta y me consta que habrán muchos que os gusten y aquí no los ponga, pero sí que os digo que además de una opinión personal, son libros que mayoritariamente están considerados los mejores de su género.

Empezamos con “Cumbres borrascosas”. La única novela de Emily Brontë es ciertamente sobresaliente. El clásico de 1847, publicado bajo el seudónimo de Brontë, Ellis Bell, cuenta la historia del solitario Heathcliff, un huérfano cuyo verdadero amor, Catherine, se mantiene alejado de él primero por el estatus social y luego por la muerte. Sin embargo, a pesar de las innumerables tragedias que impregnan cada página de esta novela, el romance entre Catherine y Heathcliff sigue siendo una de las historias de amor más icónicas de todos los tiempos.

“El amor en los tiempos del cólera”. Esta novela de 1985 del autor Gabriel García Márquez convertirá incluso a los lectores más reacios al romance. Siguiendo la historia de amor de los protagonistas Fermina y Florentino, que abarcan toda una generación, a medida que pierden y se encuentran en varios momentos de la vida, este clásico convencerá incluso a aquelllos que no creen en el amor verdadero.

“Anna Karenina”. La obra maestra de Tolstoi en 1878 es tan romántica hoy como lo fue hace 140 años. Si bien la novela de 800 páginas no es exactamente una lectura de playa, sus temas de clase social, fidelidad, pasión y celos son tan aplicables a una audiencia moderna como lo fueron para los primeros lectores del clásico ruso.

“Como agua para chocolate” de Laura Esquivel. De forma única, gracias a las recetas que preceden a cada capítulo, esta historia de amantes separados por sus familias también toca aparte del amor otros sentimientos, como los celos, la infidelidad y la tradición, lo que hace que un libro sea igualmente desgarrador e inspirador.

De la mano de Charlotte Brönte tenemos “Jane Eyre”. Y si no te pareció fascinante cuando lo leiste en la escuela secundaria, vale la pena tomar retormarlo ya de adulto. Al explorar la relación entre la protagonista titular y su amor, el Sr. Rochester, los temas de amor y anhelo del libro tendrán incluso al público más joven superado por la emoción.

Con la venta de más de 60 millones de copias, se puede apostar a que “Los puentes de Madison” de Robert James Waller es tan romántica como dicen los críticos y los fanáticos. La novela, ambientada en la década de 1960 en Iowa, trata sobre un romance entre una mujer casada y un extraño guapo, pero trata tanto de la naturaleza del romance como de la angustia.

“El cuaderno de Noah” de Nicholas Sparks. El ambiente rural de Carolina del Norte se combina con el drama de un amor imposible para traernos una novela conmovedora. Los laberintos del córazon humano serán, más que nada, el medio en que se desarrolla esta historia. Imposible leerla sin soltar unas lágrimas de emoción,

¿Qué obtienes cuando combinas la Revolución Rusa, el romance y tantos nombres de personajes que no puedes contar? “Dr. Zhivago”, de Boris Pasternak, una novela tan increíblemente compleja y magistralmente escrita que no no te puedes quedar en la versión cinematográfica para comprender sus matices, hay que leerla.

Y no podía faltar en esta lista “Orgullo y prejuicio “ de Jane Austen. Si no has leído este clásico de Jane Austen, es hora de remediarlo. Después de todo, ¿dónde más vas a leer líneas tan encantadoras, aunque quizás muy lejos de esta época como: “La imaginación de una dama es muy rápida; salta de la admiración al amor, del amor al matrimonio en un momento”?

Seguro que me podréis apuntar muchas más, pero tenía que hacer una selección, así que espero os haya gustado. ¡Feliz lectura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *