Safo de Mitilene (entre 630- 580 a.C. aprox.)

También llamada Safo de Mitilene o de Lesbos; poetisa griega que nació en Ereso, en la isla de Lesbos (entre 630- 580 a.C. aprox.). Estuvo brevemente casada con un rico comerciante de Andros que murió pronto y del que tuvo una hija Cleis. Su marido falleció al poco tiempo del matrimonio, dejándole una gran fortuna económica, aunque esto pudo ser inventado para aumentar su leyenda. Pocos datos ciertos se tienen acerca de Safo, de quien tan sólo se conservaron 650 versos, extraídos de citas tardías y del moderno estudio de papiros. Vivió toda su vida en Lesbos, con la excepción de un corto exilio en Sicilia motivado por las luchas aristocráticas.

Supuestamente perteneciente a la aristocracia, Safo llevó la vida propia de las mujeres de la clase alta, alejadas necesariamente del ambiente de luchas e intrigas políticas. Siendo todavía muy joven, Safo se hace cargo del negocio familiar, el cual alcanza su máximo esplendor bajo su dirección. En la Antigua Grecia, la mujer gozaba de los mismos derechos que el hombre. Esto también se produce en la isla de Lesbos, zona de tránsito comercial que recibía la influencia de diversas culturas. Esto permitió ser un lugar muy liberal y cosmopolita.

Safo fundó en Mitelene una academia, en la que enseñaba arte, canto, danza y literatura a muchachas jóvenes. Dedicó a sus alumnas odas nupciales cuando se preparaban para casarse.

Su tema principal eran sus sentimientos y el amor, propiciado por la diosa Afrodita. Su poema más conocido es la Oda de Afrodita. La sensibilidad y delicadeza propias del mundo femenino son las protagonistas de sus poemas; sentimientos encontrados con su círculo de mujeres, como los celos, el amor, la decepción, la alegría y la rivalidad, son plasmados en su total extensión. El mundo sáfico es un mundo femenino.

Safo presenta la pasión amorosa como una fuerza irracional, situada entre el bien y el mal, que se apodera del ser humano y se manifiesta en diversas formas, como los celos, el deseo o una intangible nostalgia, e incluso produce reacciones físicas, como las que describe detalladamente en uno de sus poemas, el más completo que se ha conservado de ella.

Su poesía tuvo un gran éxito ya en la Antigüedad, y sirvió de fuente de inspiración a grandes poetas.

Acerca de la vida personal de Safo solo hay conjeturas. La mayoría de ellas provienen de interpretaciones de su obra poética, de la cual se cree que nos ha llegado menos del diez por ciento.

No existen muchos datos biográficos sobre ella, y sólo se conocen algunos poemas y fragmentos extraídos de citas tardías (tradición indirecta) y de papiros. De hecho, prácticamente todo lo que se sabe de su vida se dedujo de sus poemas. El contenido amoroso de sus poemas propició toda clase de habladurías y rumores sobre su vida.

Su obra estaba compilada en la biblioteca de Alejandría en nueve libros, que eran copiados, traducidos y usados para la enseñanza hasta que el papa Gregorio VII en 1073 ordenó quemar todos los manuscritos por considerarlos inmorales.

De su obra, se han conservado algunos Epitalamios (cantos nupciales para los cuales creó un ritmo propio y un metro nuevo, que pasó a denominarse sáfico) y fragmentos de poemas dirigidos a algunas de las mujeres que convivían con ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *